La vivienda está sobrevalorada en España hasta un 18% respecto a los ingresos de las familias

El mercado inmobiliario español parece que está todavía entre un 9% y un 18% sobrevalorado en comparación con los ingresos, las rentas y las medias a largo plazo. Más allá de una impresión ciudadana es un dato que constata la agencia de calificación crediticia Standard & Poor’s (S&P). Según la agencia el sector inmobiliario español aún no ha superado todos sus problemas, ya que la oferta sigue superando “significativamente la demanda”, al mismo tiempo que el acceso al crédito sigue limitado.

La reestructuración bancaria no ha supuesto mejores condiciones financieras para los hogaresS&P prevé que los precios de la vivienda bajen un 2% este año y se estanquen en 2015, ante la recuperación de la economía del país y la entrada de inversores extranjeros, aunque advierte de que aún no espera una recuperación del sector inmobiliario. “La caída de los precios de la vivienda se desaceleró en España en 2013 debido a unas mejores condiciones económicas y a la demanda de extranjeros”, señala.

En un informe sobre el sector inmobiliario en Europa, la agencia subraya que, aunque la evolución de los precios de la vivienda sugiere que la economía española se está recuperando gradualmente, la mayor parte de las adquisiciones las realizan inversores y compradores privados internacionales.

De hecho, el número de compradores extranjeros aumentó un 10% en 2013 y representó el 21% del total de ventas de vivienda residencial en España. Otra muestra de ello es que el descenso de los precios fue menor en zonas de costa como Baleares y Cantabria, dos regiones turísticas.

Un hundimiento de la población limitaría en una década el incremento de la demandaRespecto al crédito, señala que el resultado del profundo proceso de reestructuración del sector bancario no se ha trasladado a unas mejores condiciones financieras para los hogares. Así, añade que tanto la débil demanda como las limitaciones a la financiación todavía pesan en el crecimiento del crédito. Considera S&P que la demanda doméstica sigue viéndose lastrada, ya que los consumidores deben hacer frente a un elevado desempleo, unas menores rentas y a una deuda todavía excesiva.

Desde el lado de la oferta, la agencia señala, pese a que la construcción ha sido “muy lenta” en los últimos años, el excedente de viviendas nuevas a la venta sigue siendo muy alto y aún lastra una recuperación sostenida de los precios.

Asimismo, los autores del informe destacan que las proyecciones demográficas para España representan otro lastre para el sector de la vivienda en el país, que podría perder 2,6 millones de habitantes a lo largo de la próxima década. “Un hundimiento de la población claramente limitaría cualquier incremento de la demanda de vivienda en la próxima década”, advierte.

Deja un comentario