Motores eléctricos: cargarlos ya no será un problema

Mucho se ha dicho sobre los coches que funcionan con motores eléctricos, hay quienes afirman que no es rentable porque el coste es excesivamente caro, otros aseguran que con ellos se pierde autonomía y algunos oponen el pretexto de las estaciones de carga como un problema para utilizarlos.

Sin embargo, como suele ocurrir con toda idea innovadora, mucho de lo anterior solo son afirmaciones de quienes expresan su opinión a la ligera sin indagar sobre el tema.

En ese sentido, en relación con el coste de los mismos, quienes aseveran que son caros, pasan por alto que dado el fin ecológico que poseen, el Estado mediante una subvención aporta hasta 5.000 euros por la compra de uno de estos vehículos y otros 1000 para ayudar con lo relativo a la instalación eléctrica.

En cuanto a la autonomía, estos nos permiten desplazarnos sin inconvenientes por hasta 120 kilómetros diarios. Ciertamente tienen un límite, pero no es en lo absoluto insuficiente para satisfacer las necesidades de la mayoría de la población. motores eléctricos - curso prestashop

Las estaciones de carga

Ahora bien, un elemento que durante mucho tiempo estuvo en contra de los objetivos de esta iniciativa, es la escasez de estaciones en las que los usuarios pudieran cargar la batería de los coches eléctricos. Sin embargo, también ha sido tema muy mal abordado.

Por una parte, el mercado sufrió las consecuencias de una relación de dependencia a la que no supo ponérsele fin, ya que los puntos para cargar estos vehículos se instalaban en función de las ventas, y el público condicionaba a su compra a la disponibilidad de estos.

No obstante, el planeta no puede esperar y alguno debe arriesgarse, por ello, los fabricantes más importantes se han comprometido no solo en establecer una red para satisfacer esta necesidad, sino también para asegurar que la recarga sea rápida. Superando así el mayor obstáculo para utilizar esta clase de vehículos.

Hay que llevar el paso

A propósito de esto, otro que no parece tener ánimos de hacer pausas es el mundo virtual; las innovaciones, especialmente en lo que aplicaciones, técnicas y estrategias se refiere parecen indetenibles y quien hizo un curso prestashop hace unos años para empezar a desempeñarse como programador, si no ha hecho otro esfuerzo por formarse, seguramente su lista de clientes es muy reducida y cada vez lo será más.

El número de aficionados a la programación sigue en aumento, estos cada día se vuelven más brillantes y para ser competitivos no podemos distraernos un segundo, porque el cliente aunque no lo comprenda, siempre elegirá al que puede hacerle un trabajo acorde con las nuevas tendencias.

¿Tenemos alternativa? Sí, no fiarnos del nivel que hemos alcanzarnos y mantenernos atentos a los cursos que nos puedan servir para actualizarnos o conocer temas nuevos.

Deja un comentario